Parismos

Señales del Espacio

¿Somos realmente quien creemos?

¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Por qué Donald Trump se peina así? Son preguntas que la Humanidad se ha formulado desde el principio de los tiempos.

Últimamente se habla de ciertas señales regulares procedentes del Cosmos llamadas FRB. Un FRB (ráfagas rápidas de radio) es una señal de radio en forma de pulso procedente del espacio. El primero se detectó en 2007. Lo particular de estos últimos es que, aunque ya se habían recibido señales anteriormente, éstas llegan de unos 500 millones de años luz, tienen una periodicidad regular y una intensidad increíble. Se producen cada 16,35 días, con 4 días de emisiones y 12 de silencio. Además proceden desde diferentes puntos del Universo lo cual, según el programa Cuarto Milenio, podría tener la explicación que fuesen de una civilización que se extendió por el Universo y se intentaron comunicar.

Pero, ¿cómo es posible que señales de hace muchísimo tiempo, de antes de la formación de la Tierra, aún lleguen? Como seguramente sabéis, la luz y el sonido viajan a través del espacio. En realidad, muchas de las estrellas que vemos hoy desaparecieron hace miles de años pero son tan lejanas que su potente luz aún nos llega. Son explicaciones que da la ciencia para cosas increíbles, aunque en realidad, si enciendes una luz (no led), como por ejemplo la bombilla de tu casa, cuando la apagas aún eres capaz de ver su luz durante un lapso, así que supongo que una intensidad tan brutal como la de una estrella se verá aún más en el tiempo. Dicen los expertos que tales señales, de ser artificiales, necesitarían una ingeniería muy superior a la que conocemos aquí en la Tierra, pero claro, no lo conocemos todo: en realidad, según la, desde mi punto de vista, magnífica Louise L. Hay, todo existe, lo que pasa es que aún no lo hemos descubierto. Entonces ¿por qué no va a ser posible, aunque para nosotros no lo sea?

Este patrón tan regular y exacto está haciendo que algunos científicos se planteen un origen inteligente entre otras explicaciones más “racionales”.

Pero, ¿habrá vida inteligente ahí fuera? Yo personalmente no lo descarto. Y no lo hago porque basamos toda nuestra percepción en nuestros sentidos (vista, oído, …) pero eso no significa que lo que vemos sea todo lo que hay. Según la Wikipedia, el Universo parece componerse de un 73% de Energía Oscura, un 23% de Materia Oscura y un 4% de átomos. Le llaman “oscura” porque no saben lo que es. Me refiero a que, algunos animales que tienen una visión diferente a la humana pueden ver cosas que nosotros no y viceversa. Sin ir más lejos, aunque en realidad es ir bastante lejos, sabemos gracias a películas como Jurassic Park que algunos dinosaurios sólo podían detectar sus presas si éstas se movían. Entonces, cuando “salimos” al espacio o incluso aquí en la Tierra, ¿cómo podemos saber que no hay más de lo que vemos? ¿Cómo sabemos que en este momento no hay junto a nosotros unos seres no visibles para nuestros sentidos comiéndose un pollo asado mientras jugamos con el móvil? En realidad, entre tus ojos y la pantalla que estás mirando ahora mismo hay miles de millones de seres microscópicos flotando, haciendo su vida. Es lo que Leonardo da Vinci llamó «perspectiva atmosférica». Él vio que entre el ojo y las cosas hay algo, el aire, la atmósfera. Pues a lo mejor hay más.

El ojo humano percibe un espectro determinado de luz, y todo depende de ella, de cómo incide en las partículas; por ejemplo, el cielo es azul porque las moléculas de luz azules de la luz del sol se dispersan más rápidamente que las de otros colores en los que se descompone la luz al entrar en la atmósfera. Así que sin luz, no hay color. También es verdad que las imágenes están en nuestro cerebro: cuando vemos un objeto en el suelo que no habíamos visto antes nos acercamos a ver qué es por muy bien que tengamos la vista, porque eso no lo habíamos visto antes y por eso no está en nuestro cerebro, sin embargo si volvemos a verlo lo reconocemos y lo identificamos nítidamente. Por otro lado percibimos lo que percibimos visualmente, pero existe más; muchos de vosotros sabéis que si apuntas el mando a distancia de la TV a tu cara no ves la luz infrarroja, pero si lo miras a través de la cámara del móvil dicha luz se ve claramente. No se ve pero está.

En cuanto a la forma de las cosas, según la física cuántica, todo está formado por moléculas: dependiendo de su estructura se forma un material u otro, pero lo curioso es que el espacio intramolecular es amplísimo, o sea, que una pared nos parece infranqueable a nosotros, y si intentas atravesarla a lo James Bond en aquella persecución (qué buena secuencia) te aplastas, tú no eres Daniel Craig, pero en cambio otra molécula se ve que sí la puede atravesar porque el espacio entre moléculas es amplísimo. Es más, a ti te parece que tocas un objeto pero en realidad, al ser el espacio entre las moléculas de dicho objeto y tus propias moléculas tan amplísimo, nunca lo llegas a tocar. Eso dicen los físicos cuánticos.

Así que el que exista algo totalmente paralelo a nuestro mundo es un poco paranoia pero nadie puede demostrar que no. Ni que si.

Por otro lado, aunque sabemos que somos realmente pequeños comparados con el Universo (o el Multiverso según algunos) somos totalmente antropocéntricos, es decir, nos basamos en el humano como centro de todo, pero podría ser que fuésemos aún más pequeños. Dicen los científicos que se ha demostrado que cada una de nuestras células tienen un pequeño “cerebro” propio, una inteligencia. Dentro de nuestro organismo entonces sabemos que hay un auténtico mundo: células, bacterias, virus (ahora con corona y todo), buenos y malos, … todo perfectamente coordinado y en comunicación recíproca para realizar funciones literalmente vitales, es decir, podemos decir que hay una microsociedad, que digo, una Angstromsociedad dentro nuestro donde viven organismos y hacen allí su vida. Así que, ¿cómo sabemos que en realidad, tan importantes como somos, no somos realmente una sociedad de elementos integrantes de otro cuerpo por ejemplo? Si, nuestra historia tiene millones de años y generaciones infinitas, pero eso según nuestro cómputo del tiempo. Nosotros duramos unos 80 años de media pero una mosca vive 28 días (y como estés comiendo y venga piensas que es demasiado). Así que en sólo 28 días como mucho, eso si no se cruza con ningún trapo, hace toda una vida. Nuestras células también tienen un ritmo de renovación bastante alucinante así que el tiempo es muy relativo…

Habrá que esperar más noticias sobre esos FRB para descubrir si estamos solos o acompañados. Respecto a saber qué somos realmente, mentes brillantes llevan milenios intentando descubrirlo pero, antes no teníamos Internet ni tanto tiempo de confinamiento para pensar…

¿Qué opináis?

 

 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl