Parismos

La Vida te sonríe

o lo hará próximamente

¡Los cazadores de señales (como un servidor) estamos de enhorabuena! La Vida, el Cosmos, Dios, el Universo… sea lo que fuere, el cielo nos sonreirá este 16 de mayo para aliviarnos las penas con su belleza celestial y regalarnos un poco de esperanza para estos días.

Y es que se producirá la conjunción o acercamiento óptico entre la Luna menguante y los planetas Venus y Júpiter formando lo que aparentemente, al menos en el hemisferio Norte, parecerá una sonrisa con su par de ojillos. 

Este fenómeno se produjo ya en 2008 y después de 2020 no se volverá a producir hasta 2065 dicen. Así que ya a media tarde/noche y gracias a la descontaminación que parece haber provocado el confinamiento global aparecerá en el cielo la sonrisa del gato de Alicia en el País de las Maravillas.

La Luna es el único satélite natural de la Tierra y está a 384.400 km. Se llegó por primera vez en 1969, aunque hay quien como yo no está muy segur@, y ha habido varias misiones. Julio Verne con su novela “Viaje a la Luna” es el primero que nos suena en cuanto a lo de llegar a ella, pero lo cierto es que ya en época prehistórica se la observaba (hay unos huesos prehistóricos con las fases de la Luna perfectamente grabadas).

Imagen de Pexels en Pixabay

Es el misterio por excelencia para la Humanidad porque aunque siempre se ha sabido que había otros planetas (vocablo que procede del griego y significa “errantes”), este satélite nos muestra claramente su forma, su color, es cercana. Además la Luna tiene algo muy peculiar: “cambia de forma” e influye sobre las mareas, la vegetación, las personas… y rige al signo de Cáncer, el único del zodíaco junto a Leo no regido por un planeta. 

Aunque aquí en Occidente se la asocia a lo femenino, la mujer y sus ciclos, en oriente, en Japón o Mesopotamia por ejemplo la Luna es un tío.

Recuerdo que hace algunos años, cuando era pequeño (sólo algunos), unos científicos plantearon destruir la Luna con un misil para tener así una primavera permanente aquí abajo. Evidentemente la propuesta no llegó muy lejos.

Imagen de WikiImages en Pixabay

Venus, a 260 millones de km. de la Tierra según la Wikipedia es el segundo astro protagonista de la conjunción. Es el único planeta que se puede ver todo el año, de día en ciertas épocas y durante la noche, y sólo le supera en brillo la Luna. Su nombre es el de la diosa romana de la belleza cuyo equivalente griego era Afrodita. ¿Sabíais que la palabra hermafrodita proviene del hijo de Hermes y Afrodita? 

Astrológicamente es el planeta de la belleza y del amor y rige a Tauro y a Libra. Sabéis que me gusta hablar de memoria pero para esto he buscado algo de info y me han sorprendido un par de cosas: que tiene el día más largo del sistema con 243 días terrestres, que rota en el sentido de las agujas del reloj, no como la Tierra que gira al revés y que es el planeta que más se puede llegar a aproximar al nuestro: puede quedarse en unos “miserables” 39 millones de km. para luego volverse a alejar. Anda que como alguna sonda se vaya a Venus a tomar una cerveza en esa época y se entretenga un poco luego le va a costar volver…

Imagen de GustavoAckles en Pixabay

Júpiter se encuentra a 588 millones de kilómetros. Es el mayor cuerpo celeste después del Sol y debe su nombre al dios de dioses romano, que era Zeus para los grieg@s. Me llamó la atención una vez en el programa Cuarto Milenio cuando explicaron que se producían habitualmente lluvias de diamantes. A quién no le gustaría ¿Eh? Pero claro, si una gota de agua de esas gordas se siente cuando te pega en toda la calva, imagínate un diamante… Porque aunque tengáis pelo, ¿No os pasa que cae la gota y hace “chop”? Da justo entre los pelos. Y te tocas a ver si te has quedao calvo o algo.

El Cosmos es algo alucinante, misterioso, es, para quien defienda el Big Bang, el origen de la Vida y a mí me alucina todo lo espacial – de hecho el boli que uso es un Fisher Space Pen, el modelo Bullett – pero aún así el Espacio me hace plantearme muchas dudas que sí, tienen explicación científica, pero no sé… yo es que soy muy dubitativo (que no dudoso), será porque soy Libra.

Imagen de WikiImages en Pixabay

Por ejemplo, la tecnología espacial es la más avanzada del planeta y todo eso, pero envían fotos de alta resolución desde millones de km y sí, que hay sondas puente y lo que quieras, pero aquí en la Tierra no somos capaces de tener cobertura buena con los móviles ¿y ell@s reciben fotos nítidas de planetas y se comunican a millones de km? Aquí llueve, cambia la presión atmosférica y el Internet va como el cu** ¿Y se acercan a planetas con cientos de grados y envían fotos a través de su atmósfera caliente, electromagnética, gaseosa y con presiones muy superiores a la de la Tierra? Ya sé que hay explicación, pero no me lo creo la verdad.

Por otro lado, un día tomaba el solete desde mi ventana y me quemé. Entonces me pregunté a qué temperatura estaría el Sol. Tanto un reportaje que vi en Netflix como la Wikipedia dicen que exteriormente está a unos 5.500º e interiormente a unos 16 millones me parece recordar. Está a una distancia de la Tierra de unos 147 a 150 millones de km, depende de la época ¿y “tan sólo” 5500 grados nos queman? ¿Y la gente que trabaja en fundiciones? ¿Por qué esos 1000º del horno no irradian toda la manzana y queman al soplador/a de vidrio, que está a un metro? ¿Y por qué pasa una nube cuando tomas el sol e inmediatamente notas el cambio de temperatura? ¿Y por qué no nos quema el núcleo de la Tierra? Podría buscar la explicación súper científica, lógica e “irrefutable” en Internet y la encontraría, o dar por buena la info del documental pero no me convence, y no soy precisamente un escéptico, me gusta creer. 

Imagen de Kyoung-Sik Choi en Pixabay

Además, si el Universo se expande no sé cuánto cada segundo (que leí que ahora se pone eso en duda), ¿Por qué vemos las estrellas siempre ahí? Ya sé que si las midiésemos variaría mucho su distancia real, pero vamos, lo que digo. Los vikingos hace 1000 años ya se guiaban por las estrellas y estaban ahí. Y si la Tierra viaja a tal velocidad, el Sol a otra, la galaxia a otra y las otras galaxias (como Andrómeda, la más cercana a la nuestra) a otra diferente, y encima el universo se expande, ¿por qué al cabo del tiempo no hay una distancia brutal? 

Ya sé que como la velocidad es constante se mantiene proporcionalmente la percepción y tal y tal, y en realidad cambian mucho pero no lo percibimos a simple vista bla bla bla  pero es que son muchos millones de años con velocidades muy distintas. Si tú vas a 1 km por hora y yo a 6, al principio de la carrera me verás, pero me iré alejando y cuando tú en 1 hora hayas hecho un km yo habré hecho 6 y ya ni me verás. Bueno, lo más probable es que tú vayas a 6 y yo a medio, porque con esto del confinamiento estoy perdiendo la poca forma que tenía. El otro día subí 5 pisos a pata y me reconocieron por la punta de la lengua que llegó 3 minutos ante que yo. Y sé que se justifica diciendo que son muchos millones de años, pero es que también son velocidades astronómicas (literalmente además).

No sé, para mí las explicaciones que hay son fascinantes pero poco creíbles. Será por mi ignorancia al respecto claro pero no creo en satélites con velocidades de casi 700.000 km/h que dicen por Internet, con una tecnología solar y a saber qué más de las sondas espaciales cuando aquí con 1 litro de gasolina no haces ni 20 km. a 120 km/h. Los componentes se desgastan, las células solares tienen que ser sustituidas; en la Estación Espacial Internacional se pasan el día atados como globos cambiando piezas. ¿Las de las sondas son eternas? ¿No les afecta la radiación solar? ¿Los rayos Gamma? ¿El polvo espacial? No pueden ni hacer que no se te ralle la pantalla del móvil y las cámaras de los Rover aguantan tormentas de arena de Marte…

Además nadie ha llegado ni al fondo del mar, y mucho menos al centro de la Tierra, y pretenden saber que el Sol tiene núcleo, que las partículas chocan entre sí con tal violencia que no permiten que tal densidad se solidifique… 

Imagen de 272447 en Pixabay

Claro, que en tiempos de Da Vinci o incluso hace algo más de 100 años, con el 14-Bis de Alberto Santos Dumont, quién iba a pensar que los aviones viajarían a alturas de más de 10.000 metros y a unos 700 km/h, o los cazas a casi 2000. Supongo que será todo cierto… o no… En todo caso es fascinante.

Pero lo que importa es que este mes de mayo nos traerá alegrías ya lo veréis, no sólo el fin del confinamiento (…) sino el paso del asteroide 52768 (1998 OR2) el 29 de abril (no es mayo pero casi, y dicen que lleva una máscara anti Covid), la Superluna el 7 de mayo y la alegre conjunción el día 16. ¡No os lo perdáis!

 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl