Parismos

El efecto placebo

o cuando el engaño es positivo

No sé, yo ya no sé qué pensar. ¿Será realmente la tele? Como veréis más abajo no estuve en mis mejores días de tensión. Es cierto que no me tomo la pastilla pero es que he estado viendo unas horillas la tele porque era finde y digo, ¿Por qué no? Y además, que estoy investigando. Y fijáos en las mediciones. 

Igual es que relaciono tele con tensión por el hecho de que el día que no la veo tengo bien la tensión más o menos. Seguiré investigando. Desde luego si yo creo que es la tele lo será. Hay dos efectos, el placebo y el nocebo, que está demostrado que funcionan en algunas personas y no en animales.

Imagen de Gordon Johnson en Pixabay

El placebo es una medicina o tratamiento inocuos que te administran controladamente haciéndote creer que es un remedio efectivo. Muchas personas creen que les curará y les cura realmente. Son ellas mismas las que se curan desde dentro, pero la confianza en el medicamento hace que se curen con su poder interior.

El efecto nocebo es lo contrario, te hacen creer que algo inocuo te dañará, te lo crees y te daña.

Una vez me ocurrió algo bastante gracioso por lo tonto que es. Antes no me medicaba nunca aunque tenía pastillas para la tensión que me había dado mi madre, de las suyas. Solían caducar en el botiquín. 

Me levanté una vez de madrugada con el típico dolor de cabeza de la hipertensión de mi tipo y con la pérdida de visión que sufría en esas ocasiones. Mareado y aturdido, esa vez me asusté bastante, me casi arrastré hasta el lavabo al botiquín y pillé una pastilla para la tensión. Me la tomé como pude y me fui a la cama otra vez, desplomándome sobre ella. Al cabo de unos minutos me sentí perfecto y dormí como un funcionario en horario laboral.

Imagen de OpenClipart-Vectors en Pixabay

Al ir por la mañana al lavabo recogí todo el estropicio del botiquín, pues lo había tirado todo buscando la pastilla porque no veía, y observé el envoltorio de la pastilla que me había tomado: era un maldito protector de estómago… O sea, me confundí de pastilla, me tomé un protector de estómago pensando que era para bajar la tensión y me recuperé en unos pocos minutos. Como una rosa. Fue un efecto placebo.

Así que es muy cierto que empecé a tomarme en serio este reto y dejé de ver tanto la tele en favor de escuchar a orador@s, música relajante y hacer más ejercicio, y relacioné el no ver la tele con la bajada de tensión. Al ser lo que yo creo, quizá el hecho de haber visto la tele este finde (y ahora mismo que estoy viendo los Simpson), me ha subido la tensión. No sé, lo veremos mañana.

Así que ahí van los resultados del finde. ¡Hasta mañana!

Día 11

Mañana

Tensión: 143/92

Latidos por minuto: 56

Presión de pulso: 56

Noche

Tensión: 139/86

Latidos por minuto: 55

Presión de pulso: 53

Ejercicio total día: 5 minutos ejercicio. Paseo 60 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

Día 12

Mañana

Tensión: 157/92

Latidos por minuto: 48

Presión de pulso: 65

Noche

Tensión: 150/94

Latidos por minuto: 57

Presión de pulso: 56

Ejercicio total día: 0 minutos ejercicio. Paseo 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl