Parismos

El silencio

o cuando tu interior está calmado

Así a bote pronto podríamos definir el silencio como la ausencia de ruido. Pero el ruido puede ser de varios tipos: sonoro, visual (como en las fotos) o interno entre otros tipos que habrá.

Ayer no vi la tele en todo el día y he confirmado después de muchas dudas si tenía que ver en mi tensión arterial. La respuesta es rotundamente sí. Bueno, es pronto para decir rotundamente pero es que ya veis los resultados del finde viendo tv y los de ayer y hoy sin verla.

No digo que la tele suba la tensión en sí, digo que a mí me la sube. Me he dado cuenta de que antes de probar esto la tenía encendida y con volumen todo el tiempo que estaba en casa, incluso cuando estaba dormido. Supongo que eso generaba ruido en mi mente, divergía mi atención y me causaba estrés interno.

Imagen de Ryan McGuire en Pixabay

O también puede ser que sea casualidad y yo lo relacione y por tanto lo cree. Louise Hay dice que los pensamientos tienen poder, pero también las palabras, por eso tendríamos que intentar evitar los malos pensamientos y elegir bien las palabras que decimos. Así que como yo considero que la tele me sube la tensión y lo digo, pues podría ser que influyese por eso. En todo caso el resultado es el mismo. 

Estos días que he tenido la tensión bien sin pastilla han tenido un denominador común: el silencio.

Imagen de Sasin Tipchai en Pixabay

No un silencio absoluto claro, porque ahora que aquí estamos en fase 1 parece que todo el mundo tenía mono de coche y moto, y además se ha reanudado la obra de delante de casa y tal pero sí silencio interno. Un monje dijo una vez en una entrevista: «¿Quieres meditar? Si barres, barre; si friegas los platos, friega los platos; si paseas, pasea». Venía a decir que te concentrases en lo que hacías sin distraer tu mente en nada más. Es lo que hoy día llaman centrarse en el ahora. Lo cierto es que funciona y creo que es lo que me va a permitir normalizar la tensión porque lo que es en la alimentación he sido débil y no he podido comer plantas. Vegetales y cosas «sanas» vaya.

Si cambiaba mi alimentación no era yo, y yo quiero seguir siendo yo… tenía que encontrar la forma de bajar real y efectivamente mi tensión, no de hacer un «apaño», ponerle un parche temporal. 

Imagen de Myriam Zilles en Pixabay

L@s orador@s «new age» proponen dedicar unos minutos al día al silencio, el silencio interno. Ellos hablan de meditar. Para mí meditar no es vestirse de blanco, ponerse en una alfombrilla con velas e incienso y recitar mantras mientras intento concentrarme. Desde luego eso sería estupendo poder hacerlo, pero para mí meditar es lo que dice el monje, centrarme en el momento de tranquilidad y volver a él cuando me distraigo con los pensamientos (que me distraigo vaya que sí, pero cuando me doy cuenta vuelvo). 

Imagen de Devanath en Pixabay

El silencio interno para mí es como el agua en calma. Ésta sigue albergando vida, sigue teniendo oxígeno, sigue teniendo energía, masa y fuerza, pero está en calma sin haber dejado de ser agua. El hecho de estar en silencio en tu interior no significa forzosamente no pensar en nada, sino estar en calma. Por ejemplo, la tele distraía mi atención porque aunque no la mirase estaba pendiente de ella y si salía algo que llamaba mi atención me absorbía y no me permitía tener silencio interno. Sin embargo los coches no perturban mi silencio actual porque sé que están ahí, van a pasar, supongo que los he interiorizado o mejor dicho, comprendido que van a pasar porque la gente necesita moverse.

El caso es que cuando no veo la tele no sólo ahorro energía sino que mi tensión está mejor, y eso significa que mi mente y por tanto mi cuerpo están mejor. Ahora me dedico a visualizar cuando estoy echado, a relajarme y a escuchar música de fondo de aquellos canales que os dije en un post anterior. Cuando limpio limpio, cuando escribo escribo, cuando desarrollo un proyecto lo mismo, y así. Estoy aprendiendo a centrarme en el ahora y la verdad es que parece que no va mal. Si no mirad los registros. El primero de la mañana corresponde a la mañana del lunes, después de que el domingo estuviese viendo la tv todo el día.

Día 13

Mañana

Tensión: 152/99

Latidos por minuto: 47

Presión de pulso: 53

Noche

Tensión: 141/99

Latidos por minuto: 59

Presión de pulso: 42

Ejercicio total día: 0 minutos ejercicio. Paseo 60 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

Día 14

Mañana

Tensión: 147/96

Latidos por minuto: 53

Presión de pulso: 51

Noche

Tensión: 139/93

Latidos por minuto: 51

Presión de pulso: 46

Ejercicio total día: 0 minutos ejercicio. Paseo 60 minutos.

Minutos uso app: 15 minutos.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl