Parismos

La Magia

o el poder de tu punto de vista

Siempre he pensado que la magia existe. No a lo Harry Potter claro, que igual sí, sino lo que yo (y tantas otras personas seguro) llamo la Magia de la Vida.

La magia es como los amuletos, sólo funciona si crees en ella. 

Imagen de celinedbt en Pixabay

Otra cosa que he hecho no siempre pero sí en los últimos años, no estar de acuerdo con los puntos de vista «racionales». Cuando ocurre algo relacionado con la Magia de la Vida siempre hay alguien que le da la explicación racional. Yo siempre contesto lo mismo: «claro, la magia a lo Harry Potter no existe, todo es causa-efecto pero la Vida se las ha apañado para que ocurra«. 

Es decir, si tú pides tener 50€ (ya expliqué mi experiencia real con eso en un post anterior) no te van a aparecer de la nada; si tienes que recibirlos la Vida se las ingeniará para dártelos de la manera más inesperada y sorprendente. Normalmente mediante casualidades explicables lógicamente, pero ahí está el resultado. Esa es la magia de la que hablo. Ojalá pudiese aparecer el billete de forma espontánea, pero no, tienen que darse una serie de acontecimientos físicos, como este mundo, para que ese billete llegue a ti. Los llaman «Sincronicidades».

El resultado va a ser el mismo para la persona racional (contra la que no tengo nada, pero sus explicaciones «científicas» antes me restaban energía, ilusión) que para mi, pero yo encuentro más divertido, estimulante y esperanzador creer en la magia que concatenar los acontecimientos lógicos. Claro que para quien tiene una mente racional es más estimulante encontrar la explicación. Cada cuál con lo que conecta.

Por ejemplo, ya os hablé de un reto personal paralelo al de la tensión arterial que he empezado hace una semanita. Si funciona lo revelaré por Youtube porque será alucinante, y de momento está dando buenos resultados. Cada día mejor. 

Imagen de Владимир Берзин en Pixabay

Pues bien, cuando fui al médico para contrastar mis impresiones ella, la doctora, le encontró a mi mejora una explicación muy racional basada en unos hábitos en el tiempo que en mi caso no se habían producido. Dijo «con los años de este hábito cambia la…» pero en mi caso llevo una semana haciendo los ejercicios, así que la explicación no me valía (aunque no se lo dije). La máquina de control dio unos resultados positivos, curiosamente  para la parte que para mi no había mejorado, y es que de momento va a días: una parte lo hace mejor hoy y peor mañana. Tengo que estabilizarlo. No digo en absoluto que no haya que ir al médico ni cuidarse ojo, sólo que yo no siempre creo en ell@s.

Ojalá mi reto paralelo funcione y pueda compartirlo con vosotr@s porque mucha gente va a ser feliz. O, como dicen l@s orador@s hablaré en presente: funciona y lo comparto en su momento (ellos dicen que hay que afirmar en presente porque si no la intención se queda en el futuro y nunca llega).

Por lo que respecta al reto de la tensión va funcionando muy positivamente. Es cierto que tengo recaídas (según la máquina) porque lo que rápido viene rápido se va, pero lo cierto es que normalmente la tengo bastante bien. El hecho de no ver un 100 en la baja y un 160 en la alta para mi es un regalo. Según el médico para mí una tensión 130/90 está bien y últimamente es cierto que el 90 se acerca al 100 pero es 90 qué demonios. 

Imagen de Ralf Kunze en Pixabay

El silencio es la clave. Bueno, no exactamente el silencio. He dejado de ver la tele y la verdad es que no ha sido un trauma. El no invertir tiempo viendo la tele hace que tenga que solucionar el aburrimiento mortal que me abruma, y me entretengo en otras cosas que supongo que me llenan, me hacen sentir bien y de ahí que la tensión esté mejor. Y el hecho de que mi cerebro no perciba el rumor constante, los cambios de volumen de los anuncios y los programas, el cambio de ritmo, los cambios de luz, etc. supongo que ha tranquilizado mi interior (porque mi exterior casi siempre está tranquilo, no soy un tipo nervioso).

En fin, en estos posts relacionados con mi reto personal lo voy relatando todo así, sin florituras porque l@s que vayáis leyendo esto espero que os puedan ayudar mis averiguaciones de alguna manera. Quizá estas claves no sirvan tan sólo para bajar la tensión.

Ahí van los resultados de estos días. ¡Hasta mañana! (O no).

Día 15

Mañana

Tensión: 142/96

Latidos por minuto: 44

Presión de pulso: 46

Noche

Tensión: 141/89

Latidos por minuto: 53

Presión de pulso: 52

Ejercicio total día: 0 minutos ejercicio. Paseo 60 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos. 1 hora escuchando música.

Día 16

Mañana

Tensión: 151/94

Latidos por minuto: 46

Presión de pulso: 50

Noche

Tensión: 148/95

Latidos por minuto: 61

Presión de pulso: 53

Ejercicio total día: 0 minutos ejercicio. Paseo 60 minutos.

Minutos uso app: 3 minutos.

Día 17

Mañana

Tensión: 151/94

Latidos por minuto: 46

Presión de pulso: 50

Noche

Tensión: 147/92

Latidos por minuto: 66

Presión de pulso: 51

Ejercicio total día: 0 minutos ejercicio. Paseo 60 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos. 2 horas escuchando música.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl