Parismos

Pagar el precio

o el resultado de mi reto personal

Imagen de kalhh en Pixabay

En esta vida todo tiene un precio. No recuerdo ahora qué serie vi en Netflix creo donde el druida decía que la magia tenía un precio, es decir, hechizo que hacía consecuencia que pagaba. Pero no hace falta recordar mucho: en “Excalibur” de John Boorman Merlín le dice lo mismo a Morgana, y Anakin Skywalker también pagó el precio por conocer los secretos y el poder del Lado Oscuro. Incluso Max Rockatansky pagó un altísimo precio por intentar combatir la barbarie. Si nos ponemos místicos hasta Dios pagó el precio  por la paz con la Humanidad a través de Cristo. Siempre hay un precio y hay que estar dispuest@ a pagarlo.

Imagen de Icons8_team en Pixabay

L@s que no tenemos magia también tenemos que pagar un precio por todo, no sólo por nuestros bienes. Si quieres tener un buen coche a lo mejor te tienes que privar de ir al gimnasio; si quieres un buen móvil a lo mejor tienes que comer arroz todo el mes, y si quieres una vida tranquila en el campo seguro que tienes que hacer un montón de km para pasar la tarde en un centro comercial y conformarte con una ADSL como mucho. Mil ejemplos.

Yo por fin he acabado mi traslado y estoy establecido. Como mi reto personal realmente estaba funcionando he querido recuperar mi vida habitual: tele y pelis (no tanta como antes pero sí algunas), comida de la que me gusta, unas bolsas de patatillas, esfuerzo por el traslado, de aquí para allá, etc… y la tensión vuelve a estar mal. 

Lo imaginaba pero esto es un experimento y había que probar cosas. Tengo que pagar el precio: mi vida anterior debe quedar en la página de atrás del libro de mi vida. Ya no puedo hacer lo que me gusta si quiero prescindir de la pastillita, eso quiere decir que debo de cambiar mi estilo de vida, mis costumbres y renunciar a mis vicios en virtud de la disciplina..

Voy a volver a no ver para nada la tv, a guardar mi disco duro de pelis en el armario, a hacer un ratito de relax con la app, a escuchar música relajante de Youtube en lugar de Heavy Metal, Pop y Dance que es lo que me gusta, y a cambiar mi pensamiento y mi ritmo de vida.

Realmente va a ser un asco, pero si quiero cambiar no debo decir eso, debo hacerme a la idea mental de que va a ser estupendo porque si pienso que es un asco lo será.

Imagen de WikiImages en Pixabay

Dicen l@s orador@s que la diferencia entre la gente ordinaria y la extraordinaria es que ésta última está dispuesta a hacer el esfuerzo extra y pagar el precio. He estado estudiando bastante profundamente a gente como Louis Hay, Joe Dispenza, el libro y el documental de El Secreto (que es una forma muy comercial de decir lo mismo que dice Louis Hay y tant@s otr@s) y en realidad tod@s dicen lo mismo: hay que crear primero en la mente y luego pasar a la acción, trabajar en la idea, y es eso lo que no solemos hacer la gente normal.

Mucha gente lee el Secreto o estudia por encima la Ley de la Atracción y se dedica a pensar, a imaginar, a sentir lo que quiere, pero no pasa de ahí. Y claro, no pasa nada porque si sólo con el pensamiento pudiésemos realmente crear cosas estaríamos tod@s com Jabba El Hutt, sentad@s, gord@s y comiendo de una pecera. Y seguramente sin la princesa Leia en bikini metálico.

Se vé que hay que actuar, la magia no funciona si no actúas. Entonces, ¿Cuál es el qué de la Ley de la Atracción si al final tienes que currar igual? Pues para mí el asunto es que si te haces una ilusión en la mente y crees en este tipo de magia, te motiva para trabajar con más ganas, y además te permite estructurar tu idea en metas y hacer un plan a efecto de conseguir esas metas. Sólo eso, que no es poco.

No es lo mismo hacer un esfuerzo con disgusto y ganas de acabar o llegar a la meta desesperadamente aunque sepas que va rendirte, que hacer ese mismo esfuerzo con una ilusión, una esperanza, con alegría vaya, y disfrutando el camino al margen del tiempo. Y supongo que ese es el quid de la cuestión. 

Imagen de photosforyou en Pixabay

Personalmente voy a intentar prescindir del ocio constante que disfrutaba y voy a centrarme en llevar adelante el proyecto de una nueva vida con un nuevo enfoque: en este momento y durante los días que llevo tirando adelante mi reto personal debo decir que me está pareciendo una vida aburridísima: nada de hamburguesas caseras con bacon, queso, patatas, salsa y cola, o pizza casera los sábados por la noche (bueno, y los viernes, y a veces también los miércoles…), nada de música cañera durante mis paseos que espero poder recuperar libremente, aunque con la tiranía que estamos viviendo no sé yo si se podrá, nada de maratones de pelis: Regreso al futuro, Death Whish, Shrek, Star Wars, Halloween, La casa de los 1000 cadáveres… y nada de desear llegar ya a los sitios, o de acabar ya lo que estuviese haciendo, etc… a disfrutar el camino porque realmente las acciones que estoy tomando funcionan, está demostrado, con sus altibajos sí, pero es que llevo menos de un mes y todo apunta a que no voy a necesitar más la pastilla. Lo considero un avance importante. Hay gente que está mucho tiempo, yo mismo llevaba más de 15 años con el tema de la hipertensión. 

Si atiendo a los números finales tendría que considerarlo un fracaso, pero es que quería ver hasta dónde llegaba el rollo de la mala alimentación y el estrés pasivo, es decir, yo  no tengo ningún tipo de estrés pero se vé que mi cerebro y mi organismo sí, debido al consumo excesivo de imágenes de video. 

Ayer y hoy, viendo las cifras de la última semana (que sí, ha coincidido con lo gordo del traslado y mucho papeleo y tal pero no tendría que haber influído tanto) decidí hacer ejercicio, relajarme y comer sanito y la tensión ha bajado. 

Así que demostrado: según el médico un tipo como yo debería tener una tensión de 13/9, ni más ni menos, y es la que había más o menos conseguido en poco tiempo cuando “me porté bien”, por tanto la conclusión de mi reto personal es que en mi caso la hipertensión es un estándar que responde a malos hábitos de alimentación y estrés emocional o como se llame, recibo demasiados estímulos visuales debido a las nuevas tecnologías y la televisión.

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

¿Cómo lo veo? Pues exactamente como quiera verlo. Me he propuesto que en lugar de contemplarlo como un aburrimiento y un asco de vida lo voy a concebir como una nueva etapa centrada en la productividad y una oportunidad para que mi cuerpo esté sano e invertir el tiempo que me pasaba delante de la tele en hacer realidad algunos de los proyectos que siempre he tenido en mente. Voy a renunciar a mi vida de divertimento y emoción. Voy a pagar el precio y en efectivo.

Respecto a mi otro reto, porque en este confinamiento me he aburrido mucho, tiene que ver con la vista. He pasado de 2,5 dioptrías a 1, confirmado por la oftalmóloga. Bueno, a ver bien con unas gafas de 1 dioptría y sin astigmatismo que me he hecho hacer. Esto es mucho más delicado así que cuando confirme que lo consigo y que los resultados duran haré un video de Youtube en el canal de La Revista para compartirlo con tod@s vosotr@s. Lo explicaré paso por paso, prometido.

¡Hasta otra!

Día 22

Mañana

Tensión: 154/107

Latidos por minuto: 55

Presión del pulso: 47

Noche

Tensión: 147/93

Latidos por minuto: 66

Presión del pulso: 54

Ejercicio total día: 5 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 23

Mañana

Tensión: 143/94

Latidos por minuto: 54

Presión del pulso: 49

Noche

Tensión: 152/97

Latidos por minuto: 48

Presión del pulso: 66

Ejercicio total día: 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 24

Mañana

Tensión: 146/96

Latidos por minuto: 43

Presión del pulso: 50

Noche

Tensión: 150/96

Latidos por minuto: 54

Presión del pulso: 55

Ejercicio total día: 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 25

Mañana

Tensión: 154/103

Latidos por minuto: 50

Presión del pulso: 51

Noche

Tensión: 147/93

Latidos por minuto: 53

Presión del pulso: 54

Ejercicio total día: 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 26

Mañana

Tensión: 153/96

Latidos por minuto: 53

Presión del pulso: 57

Noche

Tensión: 148/96

Latidos por minuto: 49

Presión del pulso: 52

Ejercicio total día: 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 27

Mañana

Tensión: 147/103

Latidos por minuto: 61

Presión del pulso: 44

Noche

Tensión: 146/97

Latidos por minuto: 55

Presión del pulso: 49

Ejercicio total día: 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 28

Mañana

Tensión: 159/104

Latidos por minuto: 51

Presión del pulso: 55

Noche

Tensión: 150/94

Latidos por minuto: 55

Presión del pulso: 56

Ejercicio total día: 0 minutos.

Minutos uso app: 0 minutos.

 

Día 29

Mañana

Tensión: 161/98

Latidos por minuto: 51

Presión del pulso: 63

Noche

Tensión: 149/97

Latidos por minuto: 52

Presión del pulso: 55

Ejercicio total día: 60 minutos de paseo.

Minutos uso app: 30 minutos (con música relajante).

 

Día 30

Mañana

Tensión: 135/95

Latidos por minuto: 53

Presión del pulso: 40

Noche

Tensión: 146/94

Latidos por minuto: 66

Presión del pulso: 52

Ejercicio total día: 30 minutos.

Minutos uso app: 20 minutos (con música relajante)

 

:

 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl