ParismosUncategorized

Zapatero a tus zapatos

o cuando Platón habló del siglo XXI

Nunca me gustó demasiado el filósofo Platón. Supongo que será porque me obligaron a estudiarlo de joven. En aquél momento no comprendí mucho la Alegoría de la Caverna, dentro de “La República”. En realidad Platón no se llamaba Platón, era un apodo que significa “de anchos hombros”. El tipo se llamaba Aristocles.

Hoy, como 20 años después y teniendo algo de experiencia en este mundo veo que ese hombre habló del ser humano. Y me refiero no a lo evidente, sino a que no hemos cambiado en casi 2500 años.

Su maestro, Sócrates, ya habló de la sociedad, a ésta no le gustó, pues a nadie “normal” le gusta que le digan sus defectos, y le obligaron a suicidarse. Ya lo dice el dicho: “corrige a un sabio y te lo agradecerá; corrige a un tonto y te odiará”. Esta frase me encantó porque a mi me ocurrió con una jefa que tuve. Ese odio me abrió unas puertas que jamás hubiese imaginado. No se lo agradezco pero a mi entender todo pasa por algo y aquello fue parte del Gran Engranaje de mi Destino. Pero esa es otra historia.

Hoy os quería hablar de La República, el “libro” de Platón. Entrecomillo porque en ese tiempo aún no existían los libros. Dentro de éste se narra la alegoría conocida popularmente como el Mito de la Caverna.

Imagen de Gidon Pico en Pixabay

Hay una caverna con unos prisioneros atados de pies, manos y cuello: imposible que se muevan. Llevan ahí y así desde que nacieron. Miran una pared de la cueva. Contemplan sombras proyectadas por un fuego, pues detrás de ellos pasan otros hombres con figuras encastadas en palos. Al pasar por delante del fuego éste proyecta las sombras de las figuras en la pared que ven los prisioneros. No pongo la @ porque Platón habla sólo en masculino.

Ésta es la única realidad que conocen esos prisioneros. Uno es liberado y sale al exterior. Ve la realidad tangible, colorida y tridimensional: los árboles, los pájaros, etc. Baja otra vez a la caverna y lo cuenta a los otros, que le toman por loco. La sociedad se niega al conocimiento, se estanca en la comodidad y no cuestiona nada. Es ignorante.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

¿Acaso no habló del hoy hace ya casi 2500 años? ¿Es alucinante no? Lo estoy viendo en este momento. Nos premian con ventajas como la globalización, poder tener productos extranjeros, con Internet de fibra, Spas, coches caros a plazos, partidos de fútbol, el último móvil que te cuesta una nómina y media, pero con facilidades no te preocupes… Una vida estupenda ¿Eh? “Lujo” accesible para tod@s. Y eso nos distrae de lo que hacen realmente con nosotr@s. Pero en realidad no quería hablar de eso. Quería hablar de la profesionalidad en los trabajos, aunque parezca increíble.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

En La República Platón habló de una pirámide o estructura social como resultado de un meticuloso estudio y educación de niños y niñas desde que nacen. Con los años se va viendo para qué demuestran aptitudes y se les orienta a eso: abajo, y en gran número, los artesanos, que deben ser educados en la virtud de la Templanza y sustentan la sociedad, son su base. En el medio los guardianes, militares que defienden la ciudad educados en la Fortaleza pero también en la Templanza. Arriba los gobernantes, minoritarios, los que “conocen la verdad”, educados en la Prudencia o Sabiduría y en la Templanza como no. Hay que ser comedid@ y evitar los excesos. Éstos serían los filósofos, los que salieron de la caverna y volvieron para compartir su sabiduría, su conocimiento de la realidad con los ignorantes.

Imagen de Лечение наркомании en Pixabay

Puede parecer una idea que nos privase del libre albedrío pero oye, así cada un@ se dedicaría a lo que realmente se le daría bien. Y es que hoy día la gente trabaja(mos, debo de incluirme en alguna época de mi vida) por dinero, pasta, plata, parné. Hay quien no lógicamente, pero me refiero que antes, y sé que he dicho que el humano no ha cambiado pero la historia es cíclica, tiene altibajos, pues antes yo no veía ningún médico de menos de 40 años largos, ni jueces, ni abogad@s. Ahora son de veinti tantos y no han pasado aún por la experiencia que les curtirá profesionalmente.

Antes policías, jueces, maestr@s, tenían vocación, era el trabajo al que se querían dedicar y luchaban por él. ¿Que había gente que trabajaba en lo que podía? Como siempre, pero las profesiones “superiores”, las que tienen en sus manos la salud, libertad, seguridad, etc. de la sociedad eran vocacionales y se regulaban más. Ahora no. Ahora la incompetencia es manifiesta e impune.

Imagen de ElisaRiva en Pixabay

Sino mirad l@s polític@s. Aquí en España suben al poder y lo hagan como lo hagan cobran de por vida y se enchufan en cargos directivos. Eso a parte de lo que han “cobrado” durante su mandato. Últimamente se han acostumbrado a salir del gobierno por la puerta pequeña, echados, con vergüenza (si la tuvieran). Es la vía fácil. “Qué más da: yo he conseguido lo que quiero, tengo la vida solucionada totalmente. Voy a cobrar la paga igual.” Y yo no comprendo porqué. Cuando nosotr@s acabamos nos vamos al paro. Sin nada. Ell@s tendrían que acabar igual.

En fin, mejor no hablar de ell@s porque me volverá a subir la tensión ahora que la tengo tan bien. La gente que atiende en comercios, en el sector público, en profesiones, en general parece que entren ya esperando que pasen las 8 horas, cuando hace ya demasiados años que quien tiene un trabajo tiene un tesoro. Casi nadie, al menos aquí en mi territorio, trabaja bien. Parece que te echen y luego no se sientan culpables, “uno menos” pensarán, sin sentirse mal por no desempeñar el trabajo por el cual les pagan. Sólo desean que pasen las horas y tener el menor volumen de trabajo posible. O eso parece. Much@s se creen que sólo por sonreír (que ya es algo) o ser amables la profesionalidad está alcanzada. Y es@s son l@s más aceptables.

Hoy día parece impensable pero  desde mi punto de vista la idea de Platón no era tan mala. Es cierto que habría personas que despertarían de la educación recibida y querrían hacer cosas diferentes, ese ya es un aspecto que haría imposible la tarea, y sería una ciudad “monstruosamente controlada” desde el punto de vista de hoy pero pensadlo: ¿No estamos ya monstruosamente controlad@s? 

Imagen de Luisella Planeta Leoni en Pixabay

Esta (para mí) excusa del Covid está siendo el filón que han encontrado l@s que manden para controlarnos de forma total, para no sé si reírse de nosotr@s pero sí demostrarnos quién manda. Ya hablé de esto en otro post. La verdad es que ya no teníamos miedo ni respeto por casi nada y eso no es bueno porque se pierde el respeto mutuo de las personas, y mi teoría es que quienes mandasen dijeron: «¿Ah sí? ¿Que no tenéis miedo? Eso ya lo veremos…«

En definitiva, nos dicen que somos libres pero no lo somos. No podemos serlo, una sociedad tiene que tener un control así que, en lugar de esta burla que estamos sufriendo, yo creo que puestos a ser controlad@s preferiría un control más elegante y digno de las mejores pelis de ciencia-ficción de los ‘70, que ya hablaban de esto: “La fuga de Logan”, “Soilent Green”, “1984”, “THX”… mil ejemplos. Por lo menos sería un gobierno que iría de frente, no tendría que inventarse estrategias y liquidarnos mediante subterfugios, virus probablemente creados, y mentiras, como hacen ahora. Pero claro, nuestro papel como sociedad sería también aceptar la necesidad de ser controlad@s y ese sí que es un tema peludo…

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl