ParismosUncategorized

¿Hacia dónde vamos? (y2)

O el día que me vestí de cuero

Resumen: la situación actual puede acabar de muchas maneras, pero si nos basamos en las obras de ficción sólo hay 2 formas posibles: una sociedad mejorada o un mundo post-apocalíptico.
Durante los ‘70, los ‘80 y los ‘90 hubo la moda cinematográfica de mostrar sociedades futuristas. En ellas se podía ver desde un gran hermano que lo controla todo hasta un tirano que gobierna sin piedad, pasando por aventuras en una sociedad aparentemente perfecta que queda totalmente al margen de los problemas.
No importa cuál sea la situación, el caso es que siempre se presentan dos arquetipos: o una sociedad mega avanzada (“Barbarella”, “Star Trek”, “Desafío total”…) o una sociedad post-apocalíptica (“Mad Max”, “Los nuevos bárbaros”, “Los guerreros del Bronx”, “El último hombre vivo”…) Luego están las que representan un poco de los 2 mundillos, como Robocop o Star Wars.

Imagen de GeorgeB2 en Pixabay

Y es que no sólo Los Simpson aciertan con sus predicciones: en películas de finales de los ‘60 como la citada “Barbarella” ya se ve un asistente virtual por voz como Google, Siri o Bixby. Y hoy, casi 50 años después es posible (más o menos).
Barbarella es una aventurera espacial que debe de comprar la ropa en los chinos del año 4000 digo yo, porque se le hace girones a la mínima (y yo que me alegro). Un día recibe un encargo del “Presidente mundial”. En efecto, la violencia, las armas (y otras cosas) han desaparecido de la Tierra y todo el mundo vive en una mega sociedad hippie, pacífica y feliz. Al fin, después de una guerra claro, la sociedad humana alcanza la perfección.

Imagen de piotreku2 en Pixabay

Ejemplo post-apocalíptico en cambio sería “El último hombre vivo”. El Dr. Neville es aparentemente la última persona “normal” que queda sobre la Tierra. Después de una guerra bacteriológica entre 2 potencias, Rusia (bueno, la U.R.S.S. supongo, porque la peli es de los ‘70) y China (mira tú), la humanidad se ha extinguido. Sólo quedan él y unos individuos afectados por el virus: son pálidos y sólo salen de noche para matar a Neville (Charlton Heston). Hay una versión con Will Smith que se llama “Soy leyenda”. Ahí los enfermos son una especie de vampiros pero el rollo es el mismo.
En películas dramáticas pero que en realidad muestran una sociedad apocalíptica fuera de la ciencia ficción también se acertó con lo que está pasando hoy, como en las pelis del vengador con Charles Bronson que ya comenté en el post https://www.larevista.cl/2020/03/30/detras-de-la-mascara-del-zorro/

La cuestión aquí es hacia dónde nos dirige todo esto porque es como los acontecimientos previos al cambio social de esas pelis (3ª Guerra Mundial, infección vírica, cataclismo…)
Sea cierto o falso (me refiero al circo mundial que se está montando, no al virus en sí) está claro que toda nuestra vida va a cambiar: manera de trabajar, nuevas necesidades, cambios en muchos de nuestros hábitos, destrucción de empleo, restricción de derechos fundamentales (para mí crímenes contra la Humanidad pero bueno), posible eliminación del papel moneda…

Imagen de Kurt State en Pixabay

Podemos ir hacia una sociedad perfecta, más respetuosa entre los individuos y entre gobiernos y ciudadanos en la cual la tecnología facilite la vida y tod@s estemos bien nutridos por los poderes públicos, JAJAJAJAJAJ no puedo seguir… pero ojalá, como en las pelis donde se ve una sociedad perfecta, limpia, tecnológica, no se ve ni Dios trabajando pero todo el mundo vive bien. Ojalá maldita sea.

Imagen de Amber Avalona en Pixabay

Si en cambio vamos hacia un apocalipsis como en “Mad Max”, “Un muchacho y su perro”, “Waterworld” o tantas otras, entonces mal. Va a ser la ley de la selva y sólo l@s más violent@s sobrevivirán: y ocurrirá lo que se predijo en «El guerrero de la carretera», «los hombres se comieron a los hombres…»
Yo siempre digo, hablando un poco de teorías de la conspiración supongo, que “alguien” se ha vuelto loc@. Si realmente hay gente que maneja el mundo, se ha vuelto loca. O no, quién sabe, pero es la impresión que me da. Han visto muchas pelis tipo “28 días después”, “The walking dead”, “Black summer” “Soy leyenda” o tantas otras y quieren emular la cosa para cambiar el Mundo.
Porque esto es de película. No niego que exista el virus y todo mi respeto hacia las personas afectadas, pero veo medidas muy absurdas e incongruentes. No veo una voluntad de salvar a nadie, veo una voluntad de control total sobre la población, casi una burla. Es mi opinión claro, porque hay gente que realmente cree en esas normas y puede que tengan razón. O no, quién sabe.
Yo cumplo las normas porque es la ley pero me parece totalmente ridículo que nos hagan llevar mascarilla, ponernos el hidroalcohólico, etc… y luego nos dejen ir a cajeros automáticos, gasolineras, tocar los dispensadores de gel que ha tocado todo el mundo antes de “desinfectarse”, que Hacienda (ingreso) esté abierta pero el Paro (pago) no… ¿Y los 2 metros? De eso ya ni hablo. Todas medidas muy “para salir del paso” en mi opinión.
Imagino a alguien riéndose a mandíbula batiente de nosotros viéndonos con mascarilla, lavándonos las manos y obedeciendo normas ofensivamente ineficaces. Si hay que contagiarse de un virus tan tan tan poderoso ningún maldito gel ni ninguna MC (mascarilla de los coj****) nos va a salvar.
Abrir restaurantes y bares al 50% no va a evitar ningún contagio pero sí va a fastidiar a esos negocios. Que los del paro no trabajen y que hagan ir a l@s niñ@s al cole en esas condiciones no va a evitar nada por mucho que digan las autoridades. Nada. Si realmente es tan grave que ha paralizado literalmente casi todo el mundo no hay medida eficaz. Lo raro es que ningún político importante haya pillado el virus. Así que las medidas tomadas no las veo eficaces porque van orientadas no a salvar vidas sino a hacer propaganda gubernamental: “Estamos cuidando de ti, es por tu bien”. Hay países que han dicho “Vamos a contagiarnos de manera controlada, con medidas realmente orientadas a las personas y que sea lo que Dios quiera”. Y no les va tan mal como a los que han tomado medidas de postureo.

Imagen de OpenClipart-Vectors en Pixabay

Yo sólo sé que, como casi tod@s, he conocido de primera mano a gente que se ha contagiado; un@s han vivido y otr@s han muerto. En mi caso, y es empírico, no insinúo nada, he sabido de 6 personas que en principio lo han pasado. 3 no fueron al médico; 3 sí. 4 viven y dos murieron. Murieron 2 de las 3 que se trataron.
No digo ¡OJO! que no haya que ir al médico ni que se los hayan cepillado allí, sólo que las 3 que no fueron al médico viven y 2 de las que fueron no. Es una estadística personal y no representa nada, pero ahí está. Habrá otras opuestas claro.
Dicen primero que afecta a un tramo de edad, luego a la otro, que hay asintomáticos… creo que lo quieren ligar todo para que cuadre y pillarnos a tod@s. Echan la culpa de los contagios a l@s escéptic@s y al margen de que tengan razón o no, el caso es que les viene muy bien a las Autoridades. El objetivo lo ignoro, pero no me cuadra nada.
Yo, aunque estoy cabreado como tantas otras personas soy positivo y pienso que a lo mejor el cambio es bueno. Será porque soy Libra. Igual llegamos a una sociedad perfecta como en esas pelis, pero desde luego si queremos llegar a eso somos l@s ciudadan@s, l@s habitantes del mundo quienes tenemos que poner de nuestra parte, porque si hemos de depender de los gobiernos lo tenemos claro Genaro…

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Si no somos la gente de a pie la que ponemos de nuestra parte para cambiar la sociedad nada va a haber servido para nada. ¿Cómo? Pues no sé, pero el mundo que yo veo tiene, entre muchos otros problemas, dos: la falsedad, es decir, la apariencia vacía como por ejemplo el postureo y el cacareo en las redes sociales, (“Yo soy esto”, “Yo digo aquello”, “Yo apoyo esta causa” y luego nada de acción) y el ansia de supervivencia, o sea, sin que yo te haya hecho nada ya te defiendes por si acaso; aunque ya tenga lo mío cojo esto para prevenir porque si no lo agarro lo pillará otro así que sobrevivo yo. Y así.
Por lo que observo día a día al menos hasta la fecha y aquí en mi región, la gente hemos aprendido el doble que en la crisis anterior: en aquella no aprendimos nada y en esta no hemos aprendido nada de nada.
En fin, las posibilidades que enumeré son muy de película, igual llegamos a otra cosa pero yo de momento voy a vestirme de cuero, a adoptar un perro con un pañuelo rojo en el cuello y a tunear el maletero de mi Ford con tanques de gasolina por si acaso…

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, la mayoría de las fuentes de ésta web contienen publicidad comercial, por favor, para ayudarte a visualizar correctamente éste sitio, desactiva el bloqueador Adblocker y disfruta plenamente de LaRevista.cl